Cómo controlar el temperamento

Cómo controlar el temperamento

El que fácilmente se enoja hará locuras;

Y el hombre perverso será aborrecido.

Los simples heredarán necedad;

Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.

Los malos se inclinarán delante de los buenos,

Y los impíos a las puertas del justo.

El pobre es odioso aun a su amigo;

Pero muchos son los que aman al rico.

Peca el que menosprecia a su prójimo;

Mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

¿No yerran los que piensan el mal?

Misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien.

En toda labor hay fruto;

Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.

Las riquezas de los sabios son su corona;

Pero la insensatez de los necios es infatuación.

El testigo verdadero libra las almas;

Mas el engañoso hablará mentiras.

En el temor de Jehová está la fuerte confianza;

Y esperanza tendrán sus hijos.

El temor de Jehová es manantial de vida

Para apartarse de los lazos de la muerte.

En la multitud del pueblo está la gloria del rey;

Y en la falta de pueblo la debilidad del príncipe.

El que tarda en airarse es grande de entendimiento;

Mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.

Proverbios 14. 17,29;

El hombre iracundo promueve contiendas;

Mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.

Proverbios 15.18;

La cordura del hombre detiene su furor,

Y su honra es pasar por alto la ofensa.

Proverbios 19.11;

El hombre iracundo levanta contiendas,

Y el furioso muchas veces peca.

Proverbios 29.22;

No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.

Eclesiastés 7.9;

Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,

hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;

porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.

Gálatas 5.16-26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: